El Ayuntamiento de Navalcarnero ensena a las chavales a relacionarse con otros jovenes en una piscina municipal - Chicago Black Car Service
5552
post-template-default,single,single-post,postid-5552,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
 

El Ayuntamiento de Navalcarnero ensena a las chavales a relacionarse con otros jovenes en una piscina municipal

El Ayuntamiento de Navalcarnero ensena a las chavales a relacionarse con otros jovenes en una piscina municipal

El Ayuntamiento de Navalcarnero ensena a las chavales a relacionarse con otros jovenes en una piscina municipal

Lecciones municipales Con El Fin De unir en verano

Las chicos se lanzan de testa, hacen la bomba o la gamba, las chicas les miran entretanto se banan. Las madres cuidan de sus diminutos desplazandolo hacia el pelo charlan con alguna amiga. Cinco o seis usuarios se enfrascan en la leida de revistas o libros. Un grupo sobre chicas juega al voleibol acerca de arena artificial. Cuando atardece, en la pileta sobre Navalcarnero cada conjunto se retira a las casas o a los bares o a adonde sea sin encontrarse entablado chachara con el otro. Probablemente los chicos estuvieron excelente pieza del lapso mirando desplazandolo hacia el pelo hablando de las chicas, desplazandolo hacia el pelo ellas, por consiguiente exactamente lo, hablando sobre ellos. Sin embargo, ayer por la tarde cuatro monitoras, coordinadas por Juan de Dios, sobre la despacho de la Concejalia de civilizacion sobre Navalcarnero, se esforzaron en agradar a las chicos, de dentro de 12 y no ha transpirado 16 anos de vida, participantes en un taller Con El Fin De asimilar a unir de que se irian mas contentos a hogar si conseguian efectuar algun amigo o amiga.

Por motivo de que el fin de el taller, a pesar de el apelativo, no seri­a meter a las adolescentes en el sexo, sino que sean capaces de desenvolverse en situaciones sociales carente advertir verguenza. El taller se enmarca en el programa Un veranillo distinta, que alcahueteria de animar las actividades de los chicos con juegos diversos. Las monitoras, que tuvieron que cazar con trampa a los chicos dispersos por la piscina, consiguieron construir un circulo a la sombra de un arbol, compuesto principal solo sobre chavales. Blanca, la jefa de las monitoras, comentaba: ‘Que raro, creia que las chicas se apuntarian primero’.

Poco despues, bien estaban reunidos 30 chicos asi­ como chicas. La excitacion sobre todo el mundo era patente, se oia un guirigai de voces que hacia inaudibles las terminos de Blanca. Se trataba de presentarse: la monitora empezo: ‘Soy Blanca y me agrada. sin embargo nunca me gusta. ‘. Posteriormente, cada uno de los chicos hizo lo personal: ‘Me llamo David y no ha transpirado me agrada la tv, y nunca me encanta que mi companero me pegue cuando estoy durmiendo’. Y asi todo el mundo. Fue trabajoso, por motivo de que los ninos estaban nerviosos, pero por fin se consiguio. Los que estuvieron mas atentos pudieron encontrar con este deporte el sustantivo sobre la chica o el menudo en que se habian fijado.

‘Los conozco a todos’, decia un chico rubio con viento de indiferencia. ‘Bueno, si, a varios solo de mirada’. Por consiguiente de eso se trataba, de hablar con las que nunca conociera. El primer juego facilito las cosas, se llamaba ‘busca a alguien que. ‘ y no ha transpirado proponia distintas posibilidades. Desde ‘que le guste la misma asignatura que a ti’ pasando por ‘que mida lo mismo que tu’ o ‘que te adhiera un alarido’ a ‘que tenga la oreja igual que tu’.

Los chicos cogieron rotuladores de la caja desplazandolo hacia el pelo una hoja sobre papel. Despues, el caos: el corro se deshizo, los ninos se gritaban al oreja, saltaban unos referente a otros, comparaban orejas desplazandolo hacia el pelo alturas. Las monitoras trataban de que los chicos interactuaran con los que no fueran las amistades. Pero era complicado: ‘Preguntale a cualquier pequeno, que solo tienes chicas en tu listado’. ‘Ya, pero es que me da verguenza’, replicaba Lucia, ‘pues sobre eso se alcahueteria, de vencerla’. ‘?desplazandolo hacia el pelo quien seri­a este Juan Carlos que goza de las orejas iguales, mide igual que tu, te grita asi­ como conoce silbar?’. ‘Es el novio de ella’, contesto Lucia senalando a su amiga. ‘Mentira, no es mi pretendiente, es el tuyo’. Asi­ como se reian.

Cuando las monitoras consiguieron calmar a las chicos, realizando que se sentaran de nuevo en corro, la monitora propuso otro entretenimiento

Se trataba de contarse una historia unos a otros. Aqui la quimica funciono asi­ como las nervios comenzaron a desvanecerse. No obstante determinados optaron por marcharse sobre frente a la piscina. Ahora nunca aguantaban mas. Otros siguieron interesados. En este juego participaron unos veinte muchachos, que se contaron en publico un esplendido relato.

‘La comunicacion gestual seri­a fundamental de amarrar’. Asi lo contaron las monitoras. Que mejor deporte que la mimica para asimilar a comunicarse por gestos. Las chicos tenian que colocarse en fila por equilibrio sobre nacimiento, desde el mas reducido al mayor. Aunque se desconcertaron unos a otros con las gestos. No acabaron de entenderse asi­ como se produjo otra desbandada, diez chicos, ya desesperados, abandonaron el esparcimiento discretamente. La alberca les llamaba.

Quedaron nueve, cuatro chicas y cinco chicos, que se tocaban los nudillos de ensei±ar el mes o extendian las dedos de estas manos para senalar el dia. Sin embargo hubo un fallo, el anualidad. Fue un desbarajuste, no dieron ni una. Las alturas sobre los chicos nunca concordaban con sus edades. La chica alta como una torre era, en tesis, la mas pequena. Las monitoras, por fin, preguntaron a las chicos sus edades y las colocaron en equilibrio. La fila bien era mas normal, edades asi­ como alturas correspondian.

Y, igual que colofon, toda la quimica se rompio. Los chicos estaban cansados desplazandolo hacia el pelo nunca dejaban de hablar de la expectativa que habian levantado, rodeados sobre mayores; el calor ajustaba, el ritmo se habia roto. No obstante, las monitoras nunca desistieron. Tras un momento de deliberacion se sacaron sobre la bocamanga un nuevo juego, se trataba sobre leer un escrito con variados voces, algun chico aun se negaba a leer con voz de pito. Pero David, que habia vuelto de la alberca, lo organizo todo en un segundo: ‘Tu lees con voz aguda, tu con voz delicado y tu’, le decia a la periodista, ‘con voz sobre varon, porque tu Ademi?s juegas, ?no?’.

La tipo de ligoteo se repetira el jueves en el igual sitio, la piscina municipal sobre Navalcarnero y no ha transpirado a la misma hora, las cinco sobre la tarde. Asi­ como la proxima semana, mas lecciones: el martes 27 y no ha transpirado el jueves 29 estas cuatro monitoras se esforzaran con el fin de que las chicos desplazandolo hacia el pelo las chicas venzan su timidez asi­ como ?por que no? se enamoren.

No Comments

Post A Comment